Delitos Electorales ¿Qué prohíbe la ley?

Monterrey, Nuevo León, México 12 de febrero de 2018

Las campañas políticas todavía no empiezan oficialmente, pero los actos de proselitismo por parte de los aspirantes a un cargo de elección popular en este 2018 están a la orden del día.

Por tal razón, es necesario recordar desde estos momentos las limitaciones y prohibiciones que establece la ley para los partidos políticos, los candidatos y los funcionarios públicos durante el proceso electoral.

En el tema de los funcionarios públicos, primeramente se debe citar la Ley de Responsabilidades de los Servidores Públicos del Estado y de los Municipios de Nuevo León, la cual señala que los servidores públicos no pueden participar en ningún acto que cause la suspensión o deficiencia de su función.  De igual manera, se prohíbe utilizar los fondos públicos para promover la imagen política de su persona, su jefe u otras personas.

La Fiscalía Especializada para la Atención de los Delitos Electorales (Fepade) por su parte hace énfasis en que los servidores públicos no deben coaccionar ni amenazar a sus subordinados para que sean parte de una precampaña o campaña, y tampoco pueden condicionar la prestación de un servicio público a la emisión del voto.

En este aspecto, hacemos un llamado a los órganos encargados de vigilar las precampañas y campañas políticas para que no se viole la ley, pues en Nuevo León ya se han registrado aspirantes, tanto independientes como de partidos políticos, que ejercían un cargo público en áreas de presupuesto y subordinados considerables en el Gobierno del Estado, en el Congreso del Estado y los distintos municipios.

Para los funcionarios electorales, las principales prohibiciones están en alterar, sustituir, destruir, comercializar o hacer un uso ilícito de los documentos relativos al Registro Federal de Electores, así como alterar los resultados electorales; instalar, abrir o cerrar una casilla fuera de los tiempos, y no entregar o impedir la entrega oportuna de documentos o materiales electorales.

Por otro lado, los funcionarios partidistas no pueden realizar o distribuir propaganda electoral durante la jornada electoral, no pueden impedir la instalación de las casillas, así como solicitar votos por paga, promesa de dinero o recompensa. Asimismo están obligados a rendir cuentas y comprobar los gastos de eventos proselitistas.

En general, ninguna persona puede recoger credenciales para votar o presionar a otro ciudadano a asistir a eventos proselitistas o para votar por un candidato. También está prohibido organizar “acarreo” para llevar a votar a ciudadanos con la finalidad de influir en el sentido del sufragio, ni realizar actos de temor e intimidación al electorado.

Estos son sólo algunos de las violaciones más recurrentes durante los procesos electorales. Invitamos a todos los ciudadanos a que estén atentos a las acciones de cada candidato y denuncien, ante la Fepade o las contralorías estatales y municipales, cualquier acto no previsto en la Ley.

 

 

PROHIBICIONES

Servidor Público:

Participar en cualquier acto que cause la suspensión o deficiencia del servicio que le sea encomendado.

Utilizar fondos públicos con el objeto de promover la imagen política o social de su persona, la de su superior jerárquico o la de terceros.

Coaccionar o amenazar a sus subordinados para que participen en eventos proselitistas de precampaña o campaña.

Condicionar la prestación de un servicio público a la emisión del sufragio en favor de un precandidato o candidato.

Funcionarios electorales:

Alterar en cualquier forma, sustituir, destruir, comercializar o hacer un uso ilícito de documentos relativos al Registro Federal de Electores.

Alterar los resultados electorales, sustraer o destruir boletas, documentos o materiales electorales.

Instalar, abrir o cerrar una casilla fuera de los tiempos y formas previstos por la ley de la materia, instalarla en un lugar distinto al legalmente señalado o impida su instalación.

No entregar o impedir la entrega oportuna de documentos o materiales electorales, sin mediar causa justificada.

Funcionarios partidistas:

Realizar o distribuir propaganda electoral durante la jornada electoral.

Impedir la instalación, apertura o clausura de una casilla.

Solicitar votos por paga, promesa de dinero, recompensa o cualquier otra contraprestación

Abstenerse de rendir cuentas o de realizar la comprobación o justificación de los gastos ordinarios o gastos de eventos proselitistas de campaña de algún partido político.

Cualquier persona:

Recoger en cualquier tiempo, sin causa prevista por la ley, una o más credenciales para votar a los ciudadanos.

Presionar a otro ciudadano a asistir a eventos proselitistas, o a votar o abstenerse de votar por candidato.

Organizar la reunión o el transporte para llevar a votar a ciudadanos con la finalidad de influir en el sentido de su voto.

Realizar por cualquier medio algún acto que provoque temor o intimidación en el electorado.

 

¿Dónde denunciar?

FEPADE 01 800 833 7233

COMISIÓN ESTATAL ELECTORAL NUEVO LEÓN  1233 1515

Comments

comments